TRES POEMAS DE EDUARDO MILÁN



Ahí va un vagón de gitanos
no hagas más tragedia
hay amigos que viven en la piel
no van al fondo porque no regresan
están en los huesos

yo no sé hacer una revolución
mi mejor amigo es el silencio
enemigo de la mayoría
cuando todo va mal pide la palabra
ahí va un vagón de gitanos
con silencio no se come, cierto

el hombre transporta los lugares temidos
lleva lo que más teme a lo que más quiere
pone música, abre la puerta del cumpleaños
flor negra cuando ni siquiera hay flor

¿tienes un cigarro? ¿no tienes un cigarro?
mañana es la cena de cenizas
¿otra vez? otra vez




Si yo no tuviera esta historia que tengo
si tú no tuvieras esa historia que tienes
si ellos no tuvieran esa historia que tienen
te seguiría hasta el fin del mundo, contigo me hundo
me seguirían hasta no sé donde el sol se esconde
se seguirían seseando –haciendo eses– hasta el fin

la tienen, ellos la tienen, él, ella
todo fue de una belleza viva, transparente
–se los podría ver del otro lado, ebrios de ellos–
así hace la memoria realmente, hace visible, empareja
silla, cita




Una hoja verde mordida
en el lugar de la mordida de hormiga amarillea
el sol le daría en el borde agrietado pronto bronce
muy pronto tierra
el olvido del verde en esa parte
lo que dura una hoja mordida no sé
el detalle todo
el tiempo todo
entre el detalle y el tiempo todo se juega
el capital, la vida, tus ojos


De Tres días para completar un gesto (Filodecaballos, 2013)
Con tecnología de Blogger.